La válvula del neumático

La válvula del neumático es un elemento que resulta más determinante de lo que en principio pudiera parecer. Al comprar neumáticos online siempre nos centramos en la calidad de la rueda, pero ésta también incluye este pequeño objeto.

válvula del neumático

Su función va más allá de ser un componente más de la rueda. De hecho, pueden surgir problemas si la válvula del neumático no está en unas adecuadas condiciones. A continuación te explicamos toda su importancia.

Revisa la válvula si la rueda del coche pierde aire

Fíjate hasta qué punto es importante la válvula del neumático que es uno de los motivos por los que la rueda de tu coche puede perder continuamente aire. No solamente hablamos de otro elemento del vehículo, sino de una parte inseparable para poder rodar en condiciones óptimas.

Por qué es importante

¿Qué es la válvula del neumático y qué función tiene? Básicamente se encarga de mantener la presión adecuada en el neumático. Además, permite que se mantenga de forma hermética. Siempre te hemos dicho que las ruedas forman una parte esencial de tu vehículo. No solo por ser el único elemento en contacto con el asfalto, sino también porque pueden evitar accidentes. E incluso hay neumáticos que ahorran combustible reduciendo el consumo.

Ten en cuenta que está sometida a bastante presión dada su función, por lo que no es tan extraño que pueda resultar dañada accidentalmente. De hecho, la pieza de por sí se deteriora por envejecimiento. La fuerza centrífuga del movimiento del neumático hace que se vaya desgastando progresivamente.

Para todo ello, la válvula es un complemento más de la rueda y por tanto deberá estar en perfecto estado. Sin embargo, en ocasiones no es tan sencillo saber en concreto el momento para cambiarla.

Cuándo cambiar la válvula del neumático

Existen distintos hechos que pueden dar pie a la sustitución de válvula del neumático. Hay que tener en cuenta que no hay una fecha exacta sobre el momento concreto. Sin embargo, sí que se debe realizar si se dan alguna de las siguientes situaciones.

1- Cambio de neumático

Aquí no hay duda posible. Con cada cambios de neumáticos hay que reemplazar también sus válvulas de forma obligatoria. Es imprescindible proceder a su sustitución y, por ello, además conviene saber cuándo cambiar los neumáticos del coche. Sin embargo no tendrás que preocuparte por nada cuando debas realizar esta sustitución.

Grupo Sadeco todo incluido

Para que estés tranquilo en el momento en que tengas que sustituir tus ruedas, nosotros nos encargamos de todo.  En Grupo Sadeco tienes todo incluido cuando procedas a cambiar tus ruedas: montaje, válvula, equilibrado, ecotasa NFU e IVA.

2- Llegada de nueva estación

Esto es tan solo una opción, pero tiene cierto sentido. Si necesitas emplear neumáticos de verano y de invierno, viene bien atender al cambio de válvulas. Con temperaturas extremas, al igual que sucede con el propio neumático, también se ven alteradas. No obstante, las que son de metal pueden aumentar su durabilidad en detrimento de las que son de plástico, algo menos duraderas.

3- Problemas con las ruedas

Un tercer caso que puede darse para cambiar la válvula del neumático es en el supuesto de que las ruedas experimenten determinados problemas o para evitar ciertos inconvenientes futuros.

Pérdida de presión

Normalmente asociamos la pérdida de presión de las ruedas a que es el propio neumático el que tiene algún tipo de problema. Sin embargo, el hecho de que progresivamente una de las ruedas pueda perder algún bar podría estar relacionado con que una válvula dañada.

De suceder así, el neumático se podría encontrar en perfecto estado pero la válvula ya no cumple con su función hermética, de forma que puede estar perdiendo aire de forma leve pero constante. Entre 0,2 y 0,7 bares a la semana. Esto supondría un propio peligro, ya que una de las 4 ruedas circularía con una presión diferente a las demás.

Golpe en zona crítica de la llanta

Si una llanta ha sido golpeada de forma accidental cerca de la válvula, es posible que pueda verse perjudicada. No siempre es así, pero por un tema de ser precavido lo mejor es proceder a su cambio. No cuesta casi nada en comparación a todo el desgaste y futuro daño que podría provocar en ruedas e, incluso, en las pastillas de freno.

Partes de una válvula de rueda

Para que entendamos mejor lo que es la válvula del neumático, vamos a explicar brevemente de qué se compone. Está formada por:

Vástago

Se trata del propio cuerpo y puede ser de goma o metálico en función de distintos factores. Contiene un núcleo con un resorte de sellado automático empleando la propia presión del aire dentro de la goma.

No es visible, ya que va incrustado dentro del propio neumático y sirve para que, obviamente, le llegue el aire. Por ello cuando ésta ha sido alterada de alguna manera no podemos saberlo salvo si se exterioriza su daño con fugas de aire.

Tubo metálico

Adaptado a la parte del cuerpo, va con rosca interior. Se trata de la prolongación del cuerpo para que el aire pueda llegar al interior del neumático. Llegan a sobresalir, por lo que son perfectamente visibles. No obstante, existen unos tubos más cortos y con estructura más ancha pensados en un mejor acabado estético para la rueda.

Tuerca exterior

Ubicada al final del tubo metálico, se trata de la parte más visible. Su función básicamente es la de evitar que la suciedad pueda entrar en la válvula. Está acompañado de un tapón de goma que se quita cada vez que se desea inflar de aire el neumático.

Tipos de válvulas para neumáticos

Como puedes apreciar, la válvula del neumático no solo es un elemento sustancial para la rueda. También te ayudará a que no se deterioren otros aspectos como la suspensión del vehículo, lo que conllevaría un cambio de amortiguadores de coche.

No obstante, aunque es un elemento esencial para el neumático, existen diversos tipos. Puede variar en función de sus 3 factores principales como su presión, las características de su llana y las condiciones de su manejo.

Siguiendo estos criterios, encontramos distintos tipos de válvulas para neumáticos.

En función del vehículo

Tiene su lógica que no necesite la misma válvula un tráiler que un turismo.

  • Para automóviles y furgonetas de carga ligera: válvula de caucho.
  • Pensadas para camiones: válvula de caucho o metal para presión alta.

En función de su orientación

Lo más normal es que sean horizontales ya que se les puede añadir transmisores con sistema de control de presión del aire, pero también las hay verticales.

Cambia la válvula del neumático en Grupo Sadeco

Ahora que ya conoces la importancia de la válvula del neumático, te invitamos a que te pases por cualquiera de nuestro taller más cercano a ti. Recuerda que con la sustitución de tus ruedas te incluye ya en el precio este cambio tan indispensable.