Cuándo cambiar los neumáticos del coche

Cuándo cambiar los neumáticos del coche. Ésta es la eterna duda que surge por estas fechas de verano en las que vamos entrando. Es natural, teniendo en cuenta que durante los meses de julio y agosto se usa el coche para hacer escapadas breves o incluso viajes largos. Por eso os vamos a explicar cuándo cambiar los neumáticos del coche, bien sea por temporalidad, por necesidad o porque incluso hay detalles de desgaste que delatan.

Para que nunca existan riesgos de que nos dejen tirados en carretera, hay ciertos detalles a prestar en cuenta. Pero también hay una serie de factores que ayudan a saber cuál es el mejor momento para su sustitución. Bien sea ahora para verano o para los meses de invierno, siempre viene bien tener en cuenta estos puntos. A continuación te los explicamos.

Motivos para sustituir el neumático de tu coche

Hay un aspecto que conviene aclarar de primeras: no hay una fecha fija, inamovible y exacta acerca de cuándo cambiar los neumáticos del coche. Hay muchos factores que intervienen en ello, como por ejemplo el uso que se les da, si es por ciudad o por carretera, por las temperaturas que existan, etc.

No obstante, sí que hay indicadores que son unánimes, y que están más relacionados con las circunstancias que con una fecha fija de caducidad. Los fundamentales están recogidas en el Reglamento General de Vehículos. Ahí, por ejemplo, se establece el mínimo legal del estado del dibujo de la rueda o el inflado de los mismos.

Hay otros que, además, son de sentido común. Cuando se produzca el cambio de ruedas debe efectuarse de 2 en 2 siendo las del mismo eje. Es decir, no se puede cambiar de manera individual una sola rueda, sino que tienen que ser o las traseras o las delanteras, aunque lo más cómodo siempre es cambiar las 4.

Aquí te presentamos algunos de los motivos que implican sustituir la rueda.

Profundidad del dibujo

Muy importante, puesto que es un asunto legalizado. La ley establece que la profundidad mínima del dibujo en la banda de rodadura ha de ser de 1’6 milímetros. Esto responde fundamentalmente a la capacidad de agarre de la goma.

Es trascendental para frenar adecuadamente, por ejemplo, por lo que hablamos de un aspecto esencial de seguridad. Una superficie con menos profundidad de la indicada conlleva multas y, por supuesto, riesgos en la conducción.

Pinchazo

El caso más habitual para preocuparnos. Si notamos que hemos tenido un pinchazo en alguno, debemos acudir a un taller a que nos lo revisen. Puede haber casos extremos en los que sea evidente y otros en los que no lo sea tanto. Ante la duda, lo mejor es comprobar su estado.

Desgaste pronunciado

Como hemos comentado antes, el hecho de que se produzcan estos motivos obedecen a una serie de circunstancias concretas. Lo más lógico es que sean las ruedas del eje delantero las que experimenten mayor desgaste del dibujo, puesto que son las que, además de rodar, se encargan de girar.

Para este tipo de casos viene bien realizar una rotación de las ruedas, de tal manera que se equilibre el evidente desgaste con el paso del tiempo. Aunque este desgaste también puede deberse a un mal inflado de las gomas, por ejemplo.

Envejecimiento

Como todo, cualquier elemento sufre un envejecimiento natural conforme pasa el tiempo. Da igual que se haya hecho todo lo posible por cuidarlo y siempre se haya realizado una atención diligente. Al final los neumáticos siempre van a envejecer.

Con ese inevitable envejecimiento, pierden adherencia y elasticidad al endurecerse. En el caso de cambiarlos, hay que recordar que solamente podrán ser si son equivalentes a los homologados por el fabricante.

Pequeños deterioros

Cualquier deterioro en la rueda, por pequeño que sea, tiene que ser revisado. Nunca se sabe dónde podrá desembocar una deformación anormal o alguna ampolla. Ya no digamos si se trata de grietas pronunciadas.

Lo mejor es que lo revisen especialistas que determinen si es necesaria la sustitución. Al final el hecho de cuándo cambiar los neumáticos lo van a marcar este tipo de situaciones.

Revisa con frecuencia el estado general de las ruedas

Todo ello no son más que recomendaciones para que no olvides que hay que vigilar siempre su estado. Y, aunque ninguna de ellas responde a un estándar fijo que suponga cambiar las ruedas, sí que guardan relación con estar al tanto su estado.

En cuanto al nivel de hinchado, por ejemplo. Según la RACE, es recomendable comprobar la presión de forma habitual, en torno a 1 vez al mes. Si quieres saber más al respecto, aquí te damos unos consejos para revisar la presión de los neumáticos.

Por ejemplo, en relación al periodo de tiempo que ha pasado. Si se han utilizado durante más de 5 años, es altamente recomendable realizar una revisión anual. Y si han pasado más de 10 años, lo más lógico es que haya que cambiarlos.

No obstante, también hay ciertas medidas a tomar si se ha rodado con ellos entre 10.000 – 15.000 km. También en ese caso, lo más probable será que por su desgaste haya que sustituirlo.

Compra tus neumáticos de calidad al mejor precio

Esperamos que después de este post tengas más claro cuándo cambiar los neumáticos del coche. Como ya sabrás, son fundamentales en tu vehículo. Constituyen el único elemento que está en contacto con la vía y, por tanto, es necesario cuidarlos al máximo. Si próximamente haces alguna escapada veraniega, recuerda la importancia de comprobar tus neumáticos antes de vacaciones.

Si necesitas una revisión periódica, no dudes en acudir a alguno de nuestros talleres. En el caso de requerir de unas gomas nuevas, puedes comprar neumáticos online al mejor precio desde nuestra página web.