Cuándo cambiar los amortiguadores de coche

¿Sabes cuándo cambiar los amortiguadores de coche? Esta pieza es esencial en tu vehículo, no solo por el funcionamiento sino por una cuestión de seguridad. Mantenerlos en un estado correcto es clave también para una mayor vida útil de las ruedas y el diferencial.

Cuándo cambiar los amortiguadores de coche

Este elemento actúa de una manera vital en la suspensión del coche, y, por consiguiente, en poder mantener el control del mismo a altas velocidades. Por lo tanto, su importancia se puede equiparar a la de los frenos o los neumáticos. Por eso debes conocer cuándo cambiar los amortiguadores del coche.

Cómo saber si los amortiguadores están en mal estado

Dada su tremenda importancia para nuestro vehículo, es vital conocer si nuestros amortiguadores para coche se encuentran en mal estado. Para ello hay una serie de aspectos a los que hay que prestar especial atención.

Comprobar su estado tras determinados kilómetros

Se recomienda revisar el estado de los mismos tras 20.000 km y sustituirlos cada 70.000 km aproximadamente. Como todo elemento del vehículo, por muy buena conducción que se realice, el tiempo hace que sufra cierto desgaste. Por ello ante un determinado número de kilómetros siempre conviene revisarlo y, llegado el caso, sustituirlos.

Vigilar síntomas inequívocos

Vigilar y estar pendiente del comportamiento de nuestro vehículo siempre es una buena práctica cuando se trata de conducir bien nuestro coche. Nos da constantemente señales en el caso de que algún elemento no funcione correctamente, como pudiera ser los amortiguadores. Existen ciertos síntomas que nos indicarán que están averiados.

RUIDOS extraños durante la marcha

Si se producen ruidos extraños mientras conduces, especialmente durante baches, es un indicativo de que algo no va bien. En concreto, si cada vez que se pasa sobre algún tipo de obstáculo en la carretera se produce un sonido inusual, seguramente sea porque ha llegado el momento de cambiarlos. Esto es debido a que el sistema de suspensión es el que más sufre en estos casos.

Desgaste irregular de los neumáticos

Ningún vehículo está exento de que, con el tiempo, se produzca desgaste en sus neumáticos. Lo que sí se puede controlar es la rapidez y la manera en que se van desgastando. Dentro que esto es un hecho habitual en las ruedas, lo normal es que se produzca de forma uniforme y homogénea, cosa que no sucede con una mala suspensión. El coche virará hacia un lado más que a otro, y eso provocará que las ruedas se desgasten de manera anormal.

Vibración al volante

Se trata de un elemento tan importante que, si se encuentra en mal estado, provocará una clara vibración del volante. Esto es lógico debido a que afecta a la suspensión, dirección y control del vehículo. Cuanto más baches, más vibración y más incomodidad en el interior del vehículo, además de la ya mencionada seguridad.

Comportamiento defectuoso del vehículo

Un amortiguador en mal estado deja de absorber las irregularidades de la carretera. Esto provoca la mencionada vibración al volante, pero también otra serie de aspectos. Por ejemplo oscilaciones en la propia carrocería y deslizamiento lateral al superar baches de la calzada, lo que perjudica al confort de los ocupantes. Debido a que no hay un firme agarre al asfalto y un claro desnivel del vehículo, poco a poco empeorará todos los elementos de tu coche que afecten a la seguridad.

Huellas que deja el coche

Si de por sí todo lo anterior te resulta poco o fácilmente reconocible, las huellas que dejan tu coche son un síntoma totalmente visible para empezar a preocuparse. En concreto, dos tipos de huellas.

-Huellas de frenada: múltiples interrupciones al frenar a fondo. Esto viene provocado por los saltos de las ruedas debido a que no hay buena adherencia.

-Huellas ostensibles de aceite en el exterior: las peligrosas fugas de aceite que hay que evitar.

Por qué sustituirlos a tiempo

Una de nuestras claves sobre cómo ahorrar combustible conduciendo tiene que ver con los amortiguadores. Pero, además, cambiarlos a tiempo te va a evitar una serie de problemas en la conducción de tu coche. Ya no solo se trata de seguridad, sino de mantener en buen estado otros elementos de tu vehículo a los que les afecta.

Desgaste acelerado de neumáticos

Es un hecho ya contrastado que unos amortiguadores en mal estado disminuyen la vida útil de los neumáticos hasta en un 20%. Obviamente eso conlleva un desgaste muy acelerado de los mismos, y provoca su pérdida de adherencia y pérdida de dirección con mayor rapidez.

Aumento en la distancia de frenado

Al comienzo del post destacábamos que los amortiguadores son tan importantes como los neumáticos o los frenos. No estábamos exagerando en ningún caso, ya que unos amortiguadores deficientes aumentan la distancia de frenado hasta en un 35%. Es decir, en un tramo en el que podrías frenar cómodamente en 58 metros circulando a 100km/h de manera estable, se aumentan los riesgos porque necesitarías hasta casi 80 metros para frenar. Eso sumado a que si hay lluvia en la calzada, poca visión por niebla o se producen frenazos bruscos aumenta todavía más los riesgos.

Mayor probabilidad de aquaplaning

Debido a que también otras partes del vehículo se ven afectadas por la suspensión y a la pérdida de adherencia, en terreno lluvioso el riesgo de aquaplaning se incremente hasta en un 20%.

Qué amortiguadores son adecuados para mi coche

Has de saber que existen muchos tipos de amortiguadores para coche en función de su composición, de las características del vehículo y otra serie de aspectos. No será lo mismo un amortiguador para un tractor que para un turismo que solamente circula por ciudad. Lo que sí que está claro es que, la suspensión de un automóvil siempre debe ser correcta por total comodidad y seguridad.

De hecho, en función del tipo de conducción que realices habitualmente depende mucho del desgaste con mayor o menor rapidez de tus amortiguadores. Si es un estilo más deportivo o conduces por una clase concreta de carreteras tienes a tu disposición diferentes tipos para que se ajusten a lo que necesitas. Lo más  adecuado es que si tienes dudas nos consultes y nosotros te asesoraremos.

Las mejores ofertas para tu coche con Grupo Sadeco

Ahora que ya sabes cuándo cambiar los amortiguadores de coche esperamos que no te pille desprevenido el momento. Conociendo los síntomas y el momento de revisarlos es más sencillo que procures una mayor seguridad en la conducción.

Recuerda que si necesitas cambiar tan solo uno de ellos, se han de cambiar los 2 del mismo eje, justo tal y como sucede con los neumáticos. Aprovecha las mejores ofertas para tu coche con Grupo Sadeco y pásate por cualquiera de nuestros talleres para tener tu vehículo a punto.