Consejos para un buen mantenimiento del coche en verano

Estamos en pleno verano y necesitamos el coche más que nunca. Ya no sólo a la hora de ir al trabajo, sino que también nos desplazamos más, tanto por las vacaciones como por entretenimiento. Pero este incremento en el uso y las altas temperaturas no se llevan bien con el mantenimiento del coche. Así que aquí te enseñaremos algunos consejos útiles para cuidar el coche en verano así como también hábitos recomendables de conducción para estas fechas.

Mantenimiento del coche

Consejos para el mantenimiento del coche y una conducción más eficiente y segura en verano

Aunque muchos de estos consejos puedan parecer muy obvios, es sorprendente la cantidad de veces que los olvidamos u obviamos. Por lo que recordarlos nunca está de más. Los hemos dividido en antes, durante y después de usar el coche para ayudar a recordarlos.

Antes de usar el coche

  • Bajar las ventanillas antes de montarse. Así igualaremos la temperatura entre el exterior y el interior ─que suele ser más alta─ para evitar sobrecargas de uso del aire acondicionado, alargando así su vida útil.
  • Realizar una completa revisión y mantenimiento del coche antes de cualquier viaje de vacaciones largo:
    • Comprobar los neumáticos: presión, profundidad del dibujo (desgaste), suspensión, alineación, equilibrado…
    • Comprobar el nivel de líquidos: tenemos que comprobar el nivel aceite, el de líquido de frenos, el de la dirección asistida y el agua.
    • Revisar los diferentes filtros: del aire, del habitáculo, del combustible y del aceite.
    • Comprobar el estado de las escobillas de los limpiaparabrisas. Con el calor pueden cuartearse y perder su efectividad.
    • Asegurarse de que el estado de la batería es óptimo. Nadie quiere quedarse sin poder arrancar el coche estando lejos de casa y queremos volver.
    • No hay que olvidarse de los triángulos y los chalecos reflectantes. Se nos obliga a llevar los triángulos y sólo un chaleco: el correspondiente al conductor. Si queremos que los ocupantes puedan bajar del vehículo, deberíamos llevar uno para cada uno.
    • Observar si las luces funcionan correctamente. Normalmente suelen fundirse y somos capaces de detectarlo rápido, pero otras veces sólo pierden fuerza lumínica por el desgaste e iluminan menos de lo que deberían.
    • Comprueba que toda la documentación del coche la tienes en regla y actualizada.
  • Igualmente, en caso de un viaje largo, hay que descansar correctamente por la noche, evitar comidas copiosas antes de salir y si nos estamos medicando, estar seguros de que sus posibles efectos secundarios no interfieren en la conducción.
  • Cabe recordar que no debemos sobrecargar el coche. Un exceso de peso puede provocar una conducción errática e inestable. También aumentará la distancia de frenado.

Durante el uso

  • Adoptar un modo de conducción eficiente –usar marchas largas siempre que sea posible, mantener una velocidad media constante, evitar acelerones repentinos y sinsentido, usar el freno motor en bajadas extensas…─ con lo que aumentaremos la vida útil del motor, elementos móviles y ahorraremos combustible y, por ende, contaminaremos menos. Sobre todo en trayectos largos.
  • A partir de 50km/h no circular con las ventanillas bajadas, esto consume mucho más combustible por la falta de aerodinámica que el conectar el aire acondicionado.
  • Deberíamos usar el aire acondicionado a unos 21-22°C
  • Hay que evitar circular durante las horas de máximo calor. Puesto que esto ya no sólo puede ser problemático para el conductor y acompañantes, sino que sobre todo afecta a la mecánica del vehículo y los neumáticos, acortando su vida útil.

Después de usarlo

  • Aparcar a la sombra. Suena muy obvio, pero si vamos a montarnos en el coche en horas de mucho calor, la temperatura puede llegar a los 60°C en el interior si lo dejamos a pleno sol. Esto puede acarrear serios problemas en los miembros más sensibles de nuestra familia. Llévalos contigo o aparca a la sombra, aunque sea para 2 minutos.
  • Insistimos en el último punto. No dejar a niños, mayores y mascotas solos en el coche a pleno sol. En muy pocos minutos la temperatura del coche se incrementa peligrosamente si está bajo el sol.
  • Evitar aparcar pellizcando las ruedas con el bordillo u otros elementos. Si se provoca un corte lateral, puede que no lo veamos, pero podría provocar un reventón a la larga.
  • No dejar el coche en ralentí con el aire acondicionado en funcionamiento. Esto drena la batería relativamente rápido, con los consiguientes problemas si queda descargada.
  • No olvidemos que para transportar nuestras mascotas debemos hacerlo mediante un sistema de retención homologado.
  • Un consejo final: lleva un segundo juego de llaves de coche cuando si te vas de vacaciones por si se da el caso de que se pierda o estropee el principal. No sería raro que si frecuentamos la playa o la piscina se nos olviden o nos bañemos con ellas en el bolsillo.

 

Para finalizar, es importante acudir a un taller al inicio del verano o antes de un largo viaje de vacaciones para llevar a cabo una revisión y mantenimiento del coche oficial. Esto nos ayudará a prevenir averías y mantener nuestro vehículo en buen estado. Además, con ello reduciremos el riesgo de accidentes por nuestro bien, el de nuestra familia y de los otros viajeros. Puedes pasarte por cualquiera de nuestros talleres Sadeco y te haremos un presupuesto.

¡Buen viaje!