Ventajas de los neumáticos de invierno

Cuando llega el invierno las personas no calzamos sandalias ¿Verdad? Calzaremos botas y zapatos de invierno. Pues con nuestro coche pasa igual, cuando llega el invierno, deberíamos “calzarlo” con neumáticos de invierno por una razón muy importante: la seguridad en la carretera, además de ahorrar dinero.

ventajas neumaticos invierno

 

Existen tres tipos principales de neumáticos actualmente: neumáticos de verano, neumáticos de invierno y neumáticos para todas las estaciones. Estos últimos son recomendables para climas con temperaturas cálidas y estables durante todo el año, como podría ser la parte sur de España. Pero no son ni los mejores para el verano, ni los mejores para invierno.

Los neumáticos, sean para la estación que sea, están compuestos de caucho. Aunque sus mezclas, aditivos, procesos y surcos difieren. A bajas temperaturas el caucho se endurece y pierde adherencia y propiedades, además de que se reduce su durabilidad. Por ello, los procesos de fabricación para los diferentes neumáticos se aseguran de que el clima no afecte tanto a los materiales y hacerlos más seguros para las diferentes temperaturas.

¿Cuándo montar los neumáticos de invierno?

Resulta que los neumáticos de invierno alcanzan su adherencia máxima en temperaturas inferiores a los 7°C. A dichas temperaturas un neumático de verano es peligroso.

Además, estos neumáticos son una gran alternativa al uso de cadenas para la nieve. Así que si vives en una zona donde la nieve no es algo raro, este tipo de neumáticos son tu mejor aliado.

Cuando las lluvias son comunes y abundantes, como en el norte de España, estos neumáticos también serán perfectos.

¿Cuáles son las ventajas de los neumáticos de invierno?

Como ya hemos recalcado al principio, la razón principal para usar unos neumáticos de invierno es la seguridad en climas fríos por diversos motivos que ahora os explicaremos. Los cuales, como veréis, están casi todos relacionados con la seguridad.

1. Responden mejor ante las lluvias abundantes

Los neumáticos de invierno, gracias a su dibujo son capaces de evacuar mucha más agua que sus hermanos veraniegos. Dicho dibujo es mucho más notable, es decir, tiene más surcos. Con ello se evita el tan temido aquaplaning (por el cual la rueda es incapaz de evacuar todo el agua de la carretera por donde pasa y rueda por encima del agua, con la consiguiente nula adherencia que se provoca) y tendremos una conducción más controlada.

2. Perfectos para las nevadas

Si alguna vez has usado cadenas, sabes lo molestas que pueden llegar a ser: necesitan ser colocadas para que al poco haya que quitarlas y además no nos permiten ir velocidades muy altas.

Con los neumáticos de invierno, se sustituye la necesidad de usar cadenas. Están preparados para rodar por carreteras nevadas sin perder adherencia y su tracción es total.

3. Las temidas placas de hielo

Las placas de hielo son muy peligrosas para cualquier vehículo y muchas veces no somos capaces de verlas. Unos neumáticos de verano pierden totalmente la adherencia al pasar sobre ellas. Los de invierno están fabricados para que al menos tengan algo de adherencia, aunque siempre perderán parte de ella.

4. Frenan mejor en clima frío

Como ya hemos comentado anteriormente, con el frío el caucho se endurece y pierde adherencia a la carretera. Los neumáticos de invierno están fabricados para que sus materiales aguanten mejor la temperatura y no se endurezcan tanto. Con lo que al mejorar la adherencia, mejoraremos la distancia de frenado. Evitando ponernos en peligro y poner en peligro al resto.

5. Nos ahorran dinero. Tienen mayor durabilidad

Usar cada neumático para cada estación nos ahorrará dinero ya que, al estar fabricados para diferentes climas, sus materiales no sufrirán estrés por climatología adversa.

Puede parecer que tener 2 juegos de neumáticos y cambiarlos cada 6 meses nos va a salir más caro, pero tenemos que tener en cuenta que no estamos gastando el doble, si no invirtiendo en neumáticos. Ya que cuando unos están siendo usados, los otros están almacenados.

Lo mejor de todo es que no necesitamos almacenar los neumáticos que no usemos. En los talleres existe un servicio para almacenamiento y mantenimientos de los neumáticos no usados. Y no es para nada caro.

 

En definitiva, los neumáticos de invierno son muy recomendables para la mayoría de climas de nuestro país y resulta que a la larga los neumáticos de invierno nos salen baratos. Por lo que si quieres, puedes ver nuestra oferta de neumáticos.