Por qué revisar el anticongelante del coche en verano

¿Sabes por qué debes revisar el anticongelante del coche en verano? Sí, al líquido refrigerante de tu vehículo también se le debe prestar atención incluso durante los meses más calurosos.

revisar el anticongelante del coche en verano

De hecho, cumple una función muy importante para tu coche: se encarga de refrigerar el motor y controlar su temperatura. Por ello te vamos a indicar las distintas causas por las que debes vigilarlo.

Motivos por los que debes vigilar el líquido refrigerante también en verano

Cuando llegan periodos especialmente señalados, como en verano, siempre debes tener a punto todos los elementos de tu vehículo. No obstante, hay algunos que requieren de una mayor atención todavía que otros. Y uno de ellos es el líquido refrigerante de tu coche.

El motor debe funcionar con una temperatura óptima

Como ya te hemos indicado, es la primera y fundamental causa de su uso y mantenimiento. Para que el motor se encuentre a una temperatura óptima (tanto en invierno como en verano), debe encontrarse con los niveles adecuados del líquido anticongelante/refrigerante. Y sin el motor, tu vehículo no podría funcionar. Así que su importancia es capital para que funcione a los cambios bruscos de temperatura extrema.

Evita el sobrecalentamiento

Este segundo motivo es vital. Durante los meses más calurosos, especialmente cuando se usa el coche con las altas temperaturas del exterior, se debe evitar el sobrecalentamiento. Recuerda que el sistema de refrigeración también lo componen el radiador y el ventilado del mismo.

Y es ahí donde la función del líquido refrigerante toma más importancia. Precisamente por sus propiedades anti-ebullición, previene este inconveniente. No obstante recuerda otros métodos para mantener fresco tu vehículo que ya te comentamos en nuestros consejos para un buen mantenimiento de coche en verano.

Actúa como doble lubricante

En el propio circuito de refrigeración, su flujo constante actúa como lubricante en ese sistema. De hecho, va a permitir mantener la citada temperatura óptima al motor. Por eso, sus propiedades químicas hacen que sea un anticongelante (evita que se congele el motor) en bajas temperaturas y que sea un refrigerante (útil para verano al evitar el sobrecalentamiento) en altas temperaturas.

Es insustituible y anticorrosivo

Este líquido es totalmente insustituible. Debido a sus propiedades químicas, se hace indispensable para nuestro vehículo. Sin embargo, hay quien piensa que, en lugar del refrigerante, basta con echar agua en su lugar. Esto es un gravísimo error, ya que el anticongelante previene la corrosión.

Cuándo cambiar el anticongelante

Ahora que ya sabes por qué revisar el anticongelante del coche en verano, puede que haya llegado el momento de cambiarlo. Recuerda que se debe realizar una sustitución cada 2 años o cada 40.000 km. Variará en función del uso de tu vehículo.

El motivo fundamental es que este líquido va perdiendo sus propiedades y por tanto su eficacia. No debes escatimar en este sentido para que tu coche pueda estar a punto. Por eso, si tienes dudas, lo mejor es que revises el nivel en el que se encuentra.

Importante: no mezclar tipos diferentes

Cuando se produce la sustitución, es importante tener en cuenta las especificaciones del manual del vehículo. Además, en todo caso, se debe vaciar el depósito y llenarlo con uno nuevo. No se deben mezclar diferentes tipos de anticongelante ya que perderán todas las propiedades que contienen al degradarse.

Recuerda mantener tu coche a punto para verano

¿Vas a viajar por carretera durante estos meses? Pues anota estos consejos para conducir en verano y así hacer tu viaje lo más apacible posible. Muchas veces el calor o el cansancio son factores determinantes a la hora de tener un trayecto seguro. Y más ahora que ya sabes por qué revisar el anticongelante del coche en verano.

Si necesitas cualquier revisión, acércate a cualquiera de NUESTROS talleres más cercanos.