Por qué revisar el coche después del verano

Por qué revisar el coche después del verano. Muchos conductores se harán esta pregunta. Tras el periodo veraniego en el que se han realizado viajes y escapadas, quizá algunos elementos del coche hayan experimentado un desgaste mayor de lo que pensamos.

por que revisar el coche despues del verano

Esta revisión nos dará la tranquilidad necesaria para tenerlo a punto en caso de necesitarlo. Especialmente en la época otoñal, antes de que el pleno invierno nos pueda pillar desprevenidos. Descubre por qué revisarlo tras este periodo.

Causas por las que revisar el coche tras las vacaciones

Existen diferentes motivos para echar un ojo a tu vehículo después de las vacaciones. ¿Por qué revisar el coche después del verano? Fundamentalmente por cuestiones de seguridad y tranquilidad. Aquí te mostramos algunas causas por las que deberías hacerlo.

Aumento considerable de distancia recorrida en el cuentakilómetros

Después de varios viajes o escapadas con tu vehículo, seguro que no has reparado en los kilómetros que figuran en tu cuentakilómetros. Esto tiene trascendencia, sobre todo, a la hora de tener en cuenta algunos elementos del coche que requieran de atención. Presión de neumáticos, correa de distribución en caso de que haya llegado el momento… la distancia recorrida hacen que se vaya gastando.

Por ejemplo, cuándo cambiar la correa de distribución del coche resulta determinante si se encuentra entre 80.000 y 160.000 km. Si has realizado desplazamientos largos, revisa cuál es la distancia final que has hecho. Quizá algún elemento de tu coche necesita una pequeña revisión o cambio.

Obstáculos leves en contacto con el vehículo

Durante los desplazamientos veraniegos hemos podido atravesar vías de servicio llenas de suciedad, barro, matorrales e incluso zonas con algunos baches. Todo ello ha podido ocasionar estorbo a algún elemento del vehículo.

Desde los golpes en los neumáticos con algunos baches hasta una obstrucción en el aire acondicionado por la suciedad en el ambiente. Si eres consciente de que tu coche ha estado cerca de estos obstáculos, es mejor que lo tengas en cuenta para revisarlo.

Preparar el coche de cara al invierno

Cuando acaban las vacaciones de verano, normalmente finaliza con ello la temporada del calor. En determinados lugares el otoño es muy frío, y es por eso que comienzan las bajas temperaturas. Lo mejor para asegurarte que tu vehículo está listo para ello es prepararlo de cara al invierno.

Existen diversos elementos que han podido experimentar desgaste o deterioro con las altas temperaturas del verano. Y que, ni mucho menos, están preparados para cuando llegue el invierno. Por eso tenerlo a punto cuanto antes.

Elementos que hay que revisar en el vehículo después del verano

Ya hemos hablado de las causas de por qué revisar el coche tras el verano. Como has podido apreciar, se trata de tranquilidad y seguridad a la hora de que salgas a la carretera después de las vacaciones. Ahora también importante es conocer qué elementos son los que requieren tu atención especialmente.

Neumáticos

Fundamental en tu coche, ya que son los únicos que están en contacto con el suelo y conectan el asfalto con el chasis del vehículo. La distancia de kilómetros recorrida, las altas temperaturas, los frenazos y acelerones, golpe con algún bordillo…

Desde la profundidad del dibujo (1,6 mm tal y como refleja la Ley de Circulación de Vehículos) hasta su estado general. Nunca sobra revisar las ruedas, y tras un periodo vacacional en verano mucho más. Piensa además

Luces

Quizá en verano no hayan tenido demasiada importancia en tu conducción, pero a partir de otoño e invierno desde luego que lo van a ser. Los días cuentan con menos horas de luz y tanto la niebla como la lluvia puede hacer acto de presencia.

Se pueden fundir por múltiples circunstancias, así que más vale que te asegures que funcionan todas correctamente: delanteras, traseras, intermitentes, de frenos y de estacionamiento.

Frenos

¿Has notado una leve disminución en la respuesta de frenado? Pues convendría revisarlo también. Con las heladas o las lluvias aumenta la distancia de frenado, y con ello las probabilidades de sufrir un accidente. Tenerlo a punto te dará la seguridad necesaria a la hora de tenerlo a punto para los meses venideros de más frío y riesgos.

Maletero

Te parecerá curioso, pero es también es trascendental que lo revises. Entra dentro de los consejos de cómo ahorrar combustible conduciendo. El peso y los trastos inservibles que lleves en él te hará consumir más de lo normal con tu coche.

Además, piensa otra cosa: ¿Has querido más hueco en tu maletero o has apilado maletas encima de elementos como los triángulos de emergencia? ¿Sabes si están en perfecto estado? No vendría nada mal que lo tuvieras ordenado para encontrar lo que quieras fácilmente. Siempre es peor buscarlo en carretera y ante una avería.

Motor

Por último pero no menos importante, y aunque parezca evidente, en el motor no podemos saber si hay algo que necesite atención a menos que levantemos el capó. Conseguiremos la tranquilidad de que nuestro coche está a punto si acudimos a profesionales para que realicen una comprobación general (desde los líquidos, pasando por pequeñas piezas y hasta la propia correa de distribución en caso de que fuera necesario).

La revisión necesaria en tu taller Sadeco más cercano

¿Conoces las ventajas del mantenimiento oficial de coche con nosotros? Además de las revisiones esporádicas como ésta de finales de verano, recuerda que puedes aprovecharte de ciertos beneficios con Grupo Sadeco.

Acude a tu taller Sadeco más cercano y deja el coche en manos de nuestros profesionales.