Cuándo cambiar la correa de distribución del coche

Saber cuándo cambiar la correa de distribución del coche no siempre es sencillo. De hecho, es un elemento muy importante de tu vehículo pero que no está fácilmente visible para apreciar su desgaste.

Cuándo cambiar la correa de distribución del coche

Pese a que no sea sencillo de apreciar, es vital que la correa funcione correctamente ya que influye en algo tan fundamental como el motor. Al romperse, puede dejar el motor completamente inservible. Si quieres saber más sigue leyendo para conocer cuándo proceder a este cambio.

Cómo se sabe cuándo hay que cambiar la correa de distribución

La correa de distribución es un elemento imprescindible para el funcionamiento de tu vehículo. Básicamente se encarga de poner en funcionamiento todas las piezas del motor para permitir su funcionamiento.

Por lo tanto, como podrás concluir, un fallo en la correa de distribución supone directamente que el coche no arranque, en el mejor de los casos. Hay veces en las que dependiendo de la velocidad a la que se circule puede ocasionar fallos muchos más graves con reparaciones aún más costosas.

Por eso es importante conocer cuándo cambiar la correa de distribución del coche. Bien por kilómetros y la antigüedad, o bien porque hayamos observado determinados síntomas extraños en nuestro vehículo

Libro de mantenimiento del vehículo

Esto está directamente relacionado con lo que comentábamos del número de kilómetros recorridos o su antigüedad. Se debe respetar rigurosamente los intervalos de sustitución indicados por cada fabricante.

Pese a todo, en cuanto a distancia recorrida y por norma general, suele oscilar entre 80.000 y 160.000 km recorridos. Si atendemos al tiempo de vejez del coche, éste puede variar entre periodos de entre 5 y 10 años. En ambos casos se trata de una cuestión pura y dura de desgaste.

Piensa que la correa de distribución está hecha de caucho entre otros materiales. Éstos envejecen, se deterioran y se desgastan a lo largo del tiempo, y más dependiendo del uso que se le dé al coche.

Entornos urbanos

Si habitualmente realizas unas conducción por ciudad, tienes que reducir en torno a un 20% la estimación general del momento del cambio de correa. Si el fabricante te indica el cambio en los 120.000 km pero tu conducción es en entornos urbanos, has de cambiarlo a los 100.000 km.

Esto se debe a que por ciudad la correa sigue en funcionamiento, incluso con el coche detenido en semáforos, etc. Además se produce más frenazos, acelerones…

Entornos interurbanos

Éste es el escenario “ideal” para que se cumplan las especificaciones del fabricante. Si se circula en mayor medida por carretera y en marchas largas, la correa tendrá la duración estimada del fabricante. Es decir, tal y como indique en el libro de mantenimiento

Otros factores

Puesto que la correa no esta hecha de un material eterno, factores como la humedad y la temperatura también incluyen en la duración de los elementos de su composición. Si hay excesivo calor o frío, por ejemplo, la estimación también baja a un 20%. En lugar de a los 10 años, pues a los 8.

Síntomas de tu coche a los que prestar atención

Además de seguir unos consejos para conducir bien tu vehículo, siempre es deseable que no le suceda nada. Puede ser que nuestro coche cumpla con lo dicho anteriormente, pero igualmente notemos algo extraño en él.

Hay que prestar mucha atención a las señales que nuestro coche nos va a dar si existe un fallo en este elemento. Has de tener en cuenta que, dado el lugar en el que se encuentra y dada su función, no es una pieza fácilmente visible. Por lo tanto no podemos comprobar su estado concreto de la manera que nos gustaría.

Por ello, al encontrarse oculto, se puede evaluar de otra manera si necesita cambiarse. En concreto, atendiendo a determinados síntomas a los que habrá que prestar atención para saber cuándo cambiar la correa de distribución del coche.

Dificultad a la hora de arrancar

No es un factor único, pero desde luego que puede tener influencia. A veces la dificultad a la hora de arrancar está relacionada con la batería o las frías temperaturas del exterior, por ejemplo. Pero has de tener en cuenta que si tu coche tiene dificultad a la hora de arrancar, puede estar relacionado directamente con una correa de distribución que sufre algún deterioro.

Ruidos en la transmisión

¿Notas algún sonido extraño durante la conducción? Quizá un ruido inusual durante la transmisión o que circule a tirones pueda deberse a una tensión incorrecta de la correa. O, directamente, que ha llegado el momento de cambiarla.

Vibración en el interior

Si dentro de tu coche existe una vibración extraña, es debido al temblor del motor. Ésto no es algo normal, por lo que muy posiblemente esté relacionado con la correa. De hecho, también vendrá directamente de esos ruidos en la transmisión. En cualquiera de los casos, dejar que te lo evalúe un profesional es tu mejor opción.

Cuánto cuesta cambiar la correa de distribución

Ahora que sabes cuándo cambiar la correa de distribución del coche, no tienes excusa para no proceder a ello. Especialmente si se dan algunos casos de los mencionados anteriormente. Si, pese a ello, todavía te lo estás pensando, tienes que saber que en este caso es mejor prevenir que curar.

El motivo es que el precio de sustitución no es nada elevado en comparación con el que provoca una avería, superando en más de diez veces los costes de la misma. Los casos muy graves de reparación por desperfectos llegarían a los 6.000 euros. Recordemos que afectaría directamente al motor, hasta incluso provocar la compra de uno nuevo.

Además, desde Grupo Sadeco recomendamos reemplazar las poleas que acompañan a la correa. El previo desgaste de las mismas puede también provocar otra avería.

Riesgos de no sustituirla a tiempo

Es clave actuar a tiempo antes de que la situación con este elemento fundamental del coche provoque estragos en la carretera, en la salud y en la economía.

La salud en juego: si no se cambia a tiempo puede provocar en la carretera una avería en el motor… y un riesgo innecesario de seguridad en el conductor y pasajeros.

Factura mucho mayor para tu bolsillo: como hemos indicado, es mejor realizar una inversión en la sustitución de la correa. Más que nada porque la solución a la avería puede salir por mucho más dinero.

Revisa tu vehículo en tu taller Sadeco

Esperamos que después de este post te haya quedado claro cuándo cambiar la correa de distribución del coche. Evidentemente, cuando se tiene acceso a ella se pueden apreciar si tiene un brillo inusual o determinadas grietas. El problema es que no se puede apreciar de manera rápida. Piensa que no sucede lo mismo con otros ejemplos.

Por poner un caso, saber cuándo cambiar los neumáticos del coche es bastante sencillo. Basta un vistazo rápido para comprobar su desgaste o deterioro. Pero para la correa no es así de sencillo, y en caso de una avería no hay vuelta atrás.

No escatimes en algo tan importante y acude a tu taller mecánico más cercano a revisarlo.